El primer ET “gris” de todos los tiempos surgió de una serie de TV

Español
5 jun 2019
Autor
The Bellero Shield

 

La semana pasada finalmente conseguí ver The Bellero Shield, clásico episodio de la primera temporada de la serie de los años ‘60 “The Outer Limits” (Quinta Dimensiónen Brasil[i]). Así como la más famosa “The Twilight Zone” (Más Allá de la Imaginación[ii]), “The Outer Limits” era una antología –una serie que presentaba historias diferentes e independientes entre sí, muchas veces adaptadas de obras literarias. A diferencia de “The Twilight Zone”, esa serie ponía un énfasis mucho mayor en la ciencia ficción que en la fantasía o en la alegoría.

El episodio The Bellero Shield, que se emitió el 10 de febrero de 1964, tuvo un impacto enorme sobre la cultura popular del siglo 20, la cual se perpetúa en el 21. Y no es porque promovió la reunión improbable de Martin Landau (que después se haría famoso como el mago y “hombre de las mil caras” Rollin Hand, en “Misión Imposible”) con Neil Hamilton, un ex-galán del cine mudo que, también más tarde, tendría un segundo momento de fama como el levemente abrumado Comisario Gordon[iii], de la serie “Batman”, 1966-1968. No. The Bellero Shield entró en la historia por marcar, hasta donde se sabe, la primera aparición de un ET (extraterrestre) “gris”.

Los “grises”, para quien no está familiarizado con el folclore ufológico, son los alienígenas cabezones, de piel grisácea y ojos almendrados –que parecen prolongarse hasta las sienes– generalmente tomados como responsables por secuestrar y llevar a cabo experimentos médicos en las víctimas de abducciones. El relato arquetípico de abducción por parte de los “grises” fue hecho por Barney Hill durante una sesión de psicoterapia con regresión hipnótica.

El caso de abducción del matrimonio de Betty y Barney Hill es uno de los grandes clásicos de la ufología. Los eventos habrían ocurrido en setiembre de 1961, cuando el matrimonio volvía a su casa por la noche, en automóvil, regresando de unas vacaciones en Canadá. Al principio, el matrimonio solo describió el avistamiento de un objeto extraño en el cielo.

En los días y meses siguientes, sin embargo, la narrativa evolucionó, a medida que Betty comenzó a sufrir pesadillas referidas al secuestro y exámenes por parte de los ocupantes de la “nave” –que, en esos relatos iniciales, eran seres humanos. La figura alienígena con ojos que llegan a las sienes solo surge en la sesión de hipnosis de Barney Hill el 22 de febrero de 1964. Abajo, un diseño hecho por la artista Diane Prentice basándose en la descripción del matrimonio:

La figura alienígena de Barney Hill

El investigador estadounidense Martin Kottmeyer notó que la regresión hipnótica ocurrió exactamente 12 días después de la exhibición de The Bellero Shield; una imagen del alienígena que aparece en el episodio (interpretado por John Hoyt) abre este artículo. La figura del alienígena cabezón, a su vez, ya estaba presente en la cultura pop norteamericana por lo menos desde 1957, año en que fue estrenada la película “Invasion of the Saucer Men”.

Nada de eso tiende a sugerir que los Hill estuvieran mintiendo deliberadamente: solo que es posible que hayan interpretado algunas experiencias traumáticas y replanteado algunas fuentes de estrés psicológico de acuerdo con signos y símbolos disponibles en la cultura de la época.

Y la situación de los Hill era estresante. Era un matrimonio interracial (Betty era blanca, Barney, negro), en la fase más tensa de la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos (Martin Luther King había sido encarcelado durante una protesta en 1961, y recibió el Premio Nobel de la Paz en 1964). Barney tenía problemas de salud, y la familia pasaba por dificultades económicas.

Saucer Men

Incluso el ufólogo británico Hilary Evans, no precisamente un investigador escéptico, señala inconsistencias en la historia y recuerda que las “revelaciones” hipnóticas no representan necesariamente la verdad; de hecho, la literatura científica registra el efecto de la hipnosis sobre la distorsión de recuerdos o sobre la creación de falsas memorias. El psicólogo Joseph Barber, de la Universidad de Washington, describe la hipnosis como una “condición en que la realidad se disuelve en el telón de fondo de la consciencia, siendo substituida, en primer plano, por un “fingimiento?” que mezcla fantasía con realidad”.

Esa relación entre fenómenos ufológicos y la cultura pop parece ser universal. Hace algunos años, el Comando de la Aeronáutica divulgó una serie de documentos sobre casos que involucraban a OVNIs en Brasil. Los números generales tienen dos picos pronunciados: en los años 1977-78 (donde se concentra el 22,3% de todos los eventos ufológicos registrados por la Fuerza Aérea entre 1954 y 2000) y en los de 1996-97 (18,27%).

Juntos ambos bienios suman más del 40% del total de casos comunicados a las autoridades en 46 años. Curiosamente, en 1977, se estrenaron en los cines “La Guerra de las Galaxias” y “Encuentros cercanos del tercer tipo”. En 1996, no solo se estrenó el film de invasión alienígena “Independence Day” sino que ocurrió una explosión de popularidad con la serie “The X-Files” (TV “Arquivo X” en Brasil).

Pero al fin de cuentas, ¿de qué trata The Bellero Shield? En ese episodio, un “puente de rayos láser” experimental entre la Tierra y el espacio captura, inadvertidamente, a un alienígena –el calvo de ojos almendrados– que se presenta como una especie de “ser de luz”, capturado por el láser debido a su “afinidad” con la energía del rayo.

Para un espectador brasileño moderno, llaman la atención, aparte del aspecto “gris”, el discurso místico-espiritualista del ET, así como su identificación como “ser de luz”, elementos que se encuentran en ciertos círculos nacionales que mezclan religión con ufología.

En el episodio, el alienígena tiene un escudo de invulnerabilidad que genera la codicia de Judith Bellero, esposa del científico creador del puente luminoso. La mujer es interpretada por Sally Kellerman, más conocida por su participación en el episodio piloto de “Star Trek”, en 1968, y por el papel de la enfermera Major Margaret “Hot Lips” Houlihan en la comedia “MASH”.

A pesar del ropaje de ficción científica, el episodio es más una pieza moral que una aventura con seres del espacio, apenas memorable por reunir un grupo especial de actores –y por dejar una huella indeleble, aunque no intencional, en el universo de las pseudociencias.

Carlos Orsi es periodista y editor jefe de la Revista Questão de Ciência

Traducido por Alejandro Borgo

NOTAS

[i]           “Rumbo a lo desconocido” en el resto de Latinoamérica.

[ii]          La dimensión desconocida”, en algunos países de América.

[iii]          También conocido como “Comisionado Fierro” en otros países de América.

Sua Questão

Envie suas dúvidas, sugestões, críticas, elogios e também perguntas para o "Questionador Questionado" no formulário abaixo: